EL AUTISMO

El término autismo proviene de la palabra griega: eaftismos, cuyo significado es, “encerrado en uno mismo”

El autismo es un trastorno neurológico complejo que generalmente dura toda la vida. Es parte de un grupo de trastornos conocidos como trastornos del espectro autista (TEA). Actualmente se diagnostica con autismo a 1 de cada 68 individuos y a 1 de cada 42 niños varones, haciéndolo más común que los casos de cáncer, diabetes y SIDA pediátricos combinados. Se presenta en cualquier grupo racial, étnico y social, y es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas. El autismo daña la capacidad de una persona para comunicarse y relacionarse con otros. También, está asociado con rutinas y comportamientos repetitivos, tales como arreglar objetos obsesivamente o seguir rutinas muy específicas. Los síntomas pueden oscilar desde leves hasta muy severos.

Durante los chequeos regulares, el doctor debería examinar el desarrollo de su niño. Si existen signos de(TEA), su niño tendrá una evaluación completa y exhaustiva. Esta puede incluir un equipo de especialistas que realizarán varios exámenes y evaluaciones para llegar a un diagnóstico.

Perfil de un niño autista

  1. El niño autista tiene una mirada que no mira, pero que traspasa.
  2. En el lactante, se suele observar un balbuceo monótono del sonido, un balbuceo tardío y una falta de contacto con su entorno, así como un lenguaje gestual.
  3. En sus primeras interacciones con los demás, lo primero que se detecta es que no sigue a la madre en sus intentos de comunicación y puede entretenerse con un objeto sin saber para qué sirve.
  4. En la etapa preescolar, el niño empieza a parecer extraño porque no habla. Le cuesta asumir el yo e identificar a los demás. No establece contacto con los demás de ninguna forma.
  5. Estos niños autistas pueden presentar conductas agresivas, incluso para sí mismos.
  6. Otra característica del autismo es la tendencia a llevar a cabo actividades de poco alcance de manera repetitiva como dar vueltas o llevar a cabo movimientos rítmicos con su cuerpo (aletear con sus brazos).
  7. Los autistas con un alto nivel funcional pueden repetir los anuncios comerciales de la televisión o llevar a cabo rituales complejos al acostarse a dormir.
  8. En la adolescencia, se dice que 1/3 de los autistas suelen sufrir ataques epilépticos, lo cual hace pensar en una causa de origen nervioso.

 

Síntomas que indican que el niño es autista

– Acentuada falta de reconocimiento de la existencia o de los sentimientos de los demás.

– Ausencia de búsqueda de consuelo en momentos de aflicción.

– Ausencia de capacidad de imitación.

– Ausencia de juego social.

– Ausencia de vías de comunicación adecuadas.

– Marcada anormalidad en la comunicación no verbal.

– Ausencia de actividad imaginativa, como jugar a dale de comer a sus muñecos.

– Marcada anomalía en la emisión del lenguaje con afectación.

– Anomalía en la forma y contenido del lenguaje. – Movimientos corporales estereotipados.

– Preocupación persistente por parte de objetos.

– Intensa aflicción por cambios en aspectos insignificantes del entorno.

– Insistencia irracional en seguir rutinas con todos sus detalles.

TIPOS DE AUTISMO

  1. Autismo o Síndrome de Kanner:

Éste es el trastorno que la mayoría de individuos asocia con el trastorno del espectro autista, poseen una limitada conexión emocional con los demás y parece que estén inmersos en su propio mundo. Son más propensos a mostrar comportamientos repetitivos por periodos prolongados.  Son individuos altamente sensibles ante estímulos externos como sonidos o luces brillantes. Insisten en el uso determinado de prendas de vestir y colores y se ubican en zonas determinadas de una habitación sin razón aparente.

  1. Síndrome de Asperger:

El Síndrome de Asperger es un trastorno del espectro autista más complicado de diagnosticar y, en ocasiones, este diagnóstico se suele realizar más tarde que el caso anterior. Esto ocurre porque estos sujetos con Asperger presentan una inteligencia media (alta) que puede ocasionar que se infravaloren las dificultades y limitaciones que presentan estos sujetos.

El déficit se encuentra en el campo de las habilidades sociales y el comportamiento, siendo lo suficientemente importante como para comprometer su desarrollo e integración social y laboral.  Además, muestran carencia de empatía, poca coordinación psicomotriz, no entienden la ironía ni el doble sentido en el lenguaje, se obsesionan con ciertos temas.

La causa del Síndrome de Asperger parece ser la disfunción de varios circuitos cerebrales y las zonas afectadas son la amígdala, los circuitos frontoestriados y temporales y el cerebelo, áreas del cerebro que están implicadas en el desarrollo de la relación social.

  3.Trastorno desintegrador infantil o Síndrome de Heller:

Suele aparecer sobre los 2 años, aunque puede no diagnosticarse hasta pasados los 10 años. Es similar a los anteriores, porque afecta las mismas áreas: lenguaje, función social y motricidad; aunque se diferencia de los anteriores en su carácter regresivo y repentino, lo que puede provocar que incluso el propio sujeto se de cuenta del problema.

  1. Trastorno generalizado del desarrollo no especificado:

Cuando los síntomas clínicos que presenta el individuo con TEA son demasiado heterogéneos y no encajan en su totalidad con los tres tipos anteriores, se emplea la etiqueta de “trastorno generalizado del desarrollo no especificado”. El sujeto con este trastorno se caracteriza por tener déficit de reciprocidad social, problemas severos de comunicación y la existencia de intereses y actividades peculiares, restringidas y estereotipadas.

Ninguno de los trastornos del espectro autista tiene cura. Todas las terapias están enfocadas a la paliación de los síntomas y a la mejora de la calidad de vida del paciente.

El mejor tratamiento para el autismo debe combinar varias disciplinas, conducta, desarrollo, académico, y medicamentos. El tratamiento debe ser personalizado a las exigencias de cada niño en individual y debe seguir el principio general del tratar de conseguir la capacidad funcional mejor posible usando los recursos disponibles según sea necesario.

Aunque el autismo sigue siendo un trastorno difícil para los niños y sus familias, el pronóstico actual es mucho mejor de lo que era hace 30 años. En la actualidad, con el diagnóstico adecuado y un inicio temprano del tratamiento, muchos de los síntomas del autismo pueden reducirse, aunque la mayoría de las personas nunca estará completamente libre de los síntomas. Cuán bien funcione una persona depende del grado del trastorno, así como del momento de inicio y nivel del tratamiento.

 

CategoryNiños
Write a comment:

You must be logged in to post a comment.

Teléfono       55-5595-4288